El guía correo y el guía turístico local

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Como en este blog voy a centrarme en la profesión del guía local, lo mejor es comenzar con un primer post haciendo una diferenciación entre este guía local y el guía correo.

Para aquellos que estéis adentrándoos en este “mundillo”, la diferencia principal es clara: el guía correo o acompañante es la persona que acompaña a un grupo (normalmente organizado) a lo largo de un circuito, es el responsable del grupo todo el tiempo. Si el grupo se desplaza en autobús, que suele ser lo más habitual, el guía correo acompaña al grupo a lo largo de todo el viaje, les aporta información del destino que van a visitar, se encarga de gestionar otros servicios relativos al viaje…

Sin embargo, el guía local trabaja en el destino propiamente dicho. Podemos decir que está más especializado en un lugar concreto, y se suele limitar a tratar con el grupo durante un corto periodo de tiempo. Es quien transmite en profundidad la información relativa a por ejemplo, una ciudad, una ruta por tres o cuatro municipios cercanos… Es quien muestra y comunica los aspectos más relevantes (generalmente) de un espacio, guiando al grupo a través de dicho lugar.

Personalmente, he trabajado de ambas maneras y debo admitir que me gusta más la profesión del guía local. Las dos profesiones son diferentes, en mi opinión, pero a la vez resultan totalmente complementarias. Habitualmente las labores de cada una suelen llevar a confusión, pero tienen tareas bien diferenciadas. Estas son algunas de las más características.

El guía correo está con su grupo durante un periodo de tiempo más largo, puede pasar desde unos días hasta unas semanas mientras que, por el contrario, el guía local sólo suele permanecer con el grupo durante unas horas. Esto hace que, en el caso del primero, el grupo pueda llegar a desarrollar una relación más estrecha con el guía. Sin embargo, con el guía local el contacto suele ser más superficial. Podríamos afirmar que el guía correo dispone de más tiempo para ir ganándose al grupo mientras que el local apenas tiene unos minutos para “meterse” al grupo en el bolsillo.

En cuanto a conocimientos se refiere, me atrevería a decir que el especialista debe ser el guía local (salvando las distancias), ya que está especializado en una región o zona concreta, como puede ser el caso de una ciudad, una provincia o una comunidad autónoma. Pienso que el guía debe saber de todo, cosa bastante difícil, pero también creo que es mejor que sus conocimientos sean más profundos en un área concreta. El guía correo, por el contrario, tiene que controlar (más o menos) información relativa a todos los lugares por los que va pasando el circuito. Además, es de destacar que éste último, lógicamente, puede valerse de algún apunte que le ayude a seguir un guión con los temas sobre los que va hablando, ya que va dentro de un autobús y la mayoría del tiempo los viajeros sólo ven su espalda, mientras que eso no está permitido en el caso del guía local.

El guía correo, como decíamos al principio, se suele encargar de gestionar muchos otros servicios relativos al viaje, como hoteles, restaurantes… es necesario que confirme que los servicios con anterioridad, para comprobar que no va a llegar a un restaurante y que no haya reserva, por ejemplo. No sería la primera vez. Él no reserva nada, las reservas las realizan las agencias de viajes, él sólo lo confirma. El guía local no tiene que realizar ninguna de estas tareas, en algunas ocasiones puede tener que hacerse cargo de la compra de alguna entrada a museos, pero no suele ser lo habitual.

Al guía correo suele ser contratado casi exclusivamente por estas agencias de viajes, tanto las minoristas como los grandes tour operadores a nivel internacional. En el caso del guía local, éste puede ser contratado directamente por las agencias de viajes, que desean reservar una visita guiada que va incluida en el circuito que está realizando un grupo, o bien puede ser contratado por el guía correo, que un par de días antes llama al guía para contratar un servicio.

A pesar de todo esto, aunque las tareas y funciones son claramente diferentes, estas profesiones no pueden estar más unidas. En la mayoría de las ocasiones, el hecho de que un grupo termine un viaje encantado con lo que ha visto y el trato que ha recibido dependerá en gran medida de la buena labor de ambos. Si, por ejemplo, un guía correo está trabajando con lo que solemos denominar un grupo “difícil”, un guía local profesional puede hacer que el grupo cambie de parecer y empiece a ser más positivo con respecto al viaje. Por el contrario, aunque sea un grupo más o menos fácil de llevar, una mala visita guiada puede ponerlo en contra del guía correo y que el viaje se convierta en insufrible.

La cadena tiene que funcionar al 100%. Normalmente, nos solemos quedar con una imagen general: el viaje habrá ido bien o habrá ido mal, sobre todo en el caso de los grupos organizados. Podemos acordarnos de algunas experiencias concretas que, en muchos casos suelen ser las malas. Por ello tanto el guía correo como el guía local deben desarrollar su actividad de la manera más profesional posible, para que la satisfacción y el buen recuerdo del cliente sea completo.

Para acabar y ponerle un punto gracioso al tema, me gustaría dejar un video bastante cómico pero a la vez muy crítico sobre la labor del guía correo. Está en inglés pero no hace falta entender mucho para captar la idea…:P

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail